Causa de Beatificación

vaticano.3

El Superior General del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas designó, en 1998, a Rodolfo Meoli fsc como Postulador de la Causa de Beatificación del Hermano Victorino De La Salle (Augustin Arnaud Pages, 1885-1966).

Mons. Luis Aponte Martínez, Cardenal de Puerto Rico, solicitó a la Santa Sede el 15 de marzo de 1999 el inicio del proceso, recibiendo una respuesta positiva de la Congregación para las Causas de los Santos mediante el Decreto “Nihil obstat”, procediéndose entonces por el Arzobispo de San Juan (Puerto Rico) a dictar, el 30 de marzo de 1999, el Decreto de Introducción de la Causa de Beatificación del ya considerado Siervo de Dios Hermano Victorino De La Salle.

Posteriormente, en una primera etapa, el Tribunal designado por el Arzobispo de Puerto Rico recibió los testimonios de las  personas que conocieron al Hermano Victorino De La Salle.  Esas entrevistas personales y la entrega de los documentos pertinentes tuvieron lugar en Miami (USA) [ junio-julio 2001 y enero-febrero 2002 ], San Juan (Puerto Rico) [ agosto-octubre 2001 ] y La Habana (Cuba) [ diciembre 2001 ].

Las actas de las entrevistas personales y los documentos adjuntos fueron enviados a Roma, donde fueron registrados oficialmente el 17 de enero de 2003, otorgándoseles el Decreto de validez jurídica el 6 de mayo de 2005.

El contenido y la redacción de la  Positio  (documento que incluye, además de los testimonios de los testigos, los principales aspectos de la vida, virtudes y escritos del Siervo de Dios) fue asignado, el 1 de febrero de 2008, al entonces Relator General P. Ambrogio Eszer (+ 2010).  El 1 de julio de 2009 le sustituyó Fr. Vincenzo Criscuolo Ofm.Cap, como Relator General y Relator de la Causa, que concluyó su redacción el 17 de noviembre de 2015.

La  Positio  se ha editado en un volumen de 590 páginas que será examinado por una Comisión de Teólogos consultores, nombrados por la Congregación para las Causas de los Santos.  Posteriormente, en sesión solemne de Cardenales y Obispos, la Congregación para las Causas de los Santos analizará esas conclusiones y, si aprueba la  Positio,  el Papa dictará el Decreto de Heroicidad de Virtudes estableciendo que el, hasta entonces Siervo de Dios, pase a ser considerado como Venerable.

Un milagro atribuido al Venerable, debidamente investigado y certificado lo convertiría en Beato.  Un segundo milagro lo confirmaría como Santo.

Según la normativa vigente, la ceremonia de Beatificación presidida por un representante del Papa podría celebrarse en Roma, en la Diócesis que ha promovido la Causa o en otra localidad considerada idónea.  El Papa preside siempre los ritos de Canonización.

____________________

Anuncios